top of page

Item List

Las enfermedades son una tentativa de autocuración, una reacción biológica de supervivencia frente a un acontecimiento emocionalmente incontrolable, de manera que cualquier órgano dañado corresponde a un sentimiento preciso y tiene una relación directa con las emociones y los pensamientos. Junto al doctor Philippe Levy, Flèche creó nuevos protocolos para organizar un método de diagnóstico original emocional y una nueva forma de terapia breve que busca en las emociones el origen y la solución a las enfermedades. Tiene publicados 17 libros sobre la descodificación biológica, cuatro de ellos traducidos al español. "El cuerpo como herramienta de curación"(Obelisco), ha vendido tres ediciones.  ¿El cuerpo es nuestra herramienta de curación?   Yo era enfermero en un hospital de Normandía y observe que pacientes con la misma enfermedad, tratamiento y doctor evolucionaban de manera muy diferente. Bueno, cada uno es cada cual...   Exacto, mi hipótesis es que las enfermedades son una metáfora de las necesidades físicas y emocionales de nuestro cuerpo. Cuando no hay una solución exterior a esa necesidad, hay una solución interior. ¿Eso es para usted la enfermedad?   Sí, una solución de adaptación. Cada órgano del cuerpo quiere satisfacer su propia función, es decir, atrapar oxígeno, alimentos... Si el cuerpo quiere comer, pero en el exterior hay guerra y no lo consigue en un plazo razonable, se produce un shock. ¿Nace el conflicto?   Sí, el inconsciente inventa una vía suplementaria de supervivencia: un síntoma, que es una solución o una tentativa de solución inconsciente e involuntaria a ese shock vivido. En ese caso, el miedo a morir de inanición atacaría el hígado. Póngame otro ejemplo.   Una persona que siempre tiene prisa puede desarrollar un nódulo en el tiroides, que envía más tiroxina y aumenta el metabolismo del cuerpo, eso la hará más rápida. Pero tener prisa es psicológico.   Todo lo que captamos a través de los cinco sentidos, de los captadores neurovegetativos que vienen del interior del cuerpo, lo que pensamos o imaginamos, se traduce en realidad biológica. ¿Y provoca un síntoma?   Si no hay una solución concreta y consciente, sí. De manera que si escuchamos algo muy desagradable que nos afecta podemos tener acidez de estómago. Y hay algo muy importante que tener en cuenta. Dígame.   El cerebro no distingue entre lo real o lo imaginario. Un trozo de limón en la boca o la idea de un trozo de limón en la boca provocan la misma salivación. En función del sentimiento particular, el shock afecta a una zona precisa del cerebro, visible por el escáner, a un órgano y a una realidad energética. ¿Realidad energética?   Somos una unidad compuesta de cuatro realidades inseparables: orgánica, cerebral, psíquica y energética. No hay ni una sola célula del cuerpo que escape al control del cerebro, y este no escapa al control del pensamiento, consciente o inconsciente; de manera que ni una célula del cuerpo escapa al psiquismo. Un shock siempre va acompañado de un sentimiento personal que repercute en los cuatro niveles biológicos. ¿Y es irreversible?   Cuando encontramos la solución esos cuatro niveles sanan simultáneamente. Una paciente tenía dolor en el hombro. "¿Desde cuándo?", le pregunté. "La primera vez estaba sola con mis hijos" "Si estas con tus hijos, no estás sola, ¿quién falta?" "Mi marido que nunca está, yo necesito estar arropada". Cuando lo reconoció, el dolor desapareció. A lo largo de un día no satisfacemos todas nuestras necesidades fundamentales.  Cuando no las satisfacemos, nace una emoción. Si esa emoción se libera en el exterior bajo una forma artística, a través de la palabra, el baile o los sueños... todo va bien. Cuando el acontecimiento no está expresado, queda impreso y el cuerpo será el último teatro de ese evento. ¿Todo conflicto provoca enfermedad?   No, es necesario que sea dramático, imprevisto, vivido en soledad y sin solución. Cuando se dan estos cuatro criterios, el trauma se manifestará a través de la biología. ¿Distintas emociones corresponden a distintos órganos del cuerpo?   Sí, todo lo que tiene que ver con la epidermis responde a conflictos de separación; el esqueleto, a una desvalorización; la vejiga corresponde a conflictos de territorio. Para las mujeres diestras, problemas en el seno y hombro izquierdos corresponden a problemas con los hijos y viceversa para las zurdas; los desajustes en el seno y hombro derechos corresponden para las diestras a problemas con la pareja y viceversa. ¿Estómago e intestino?   No tener lo que se quiere y no poder digerir lo que se tiene corresponde al duodeno y estómago. El colon corresponde a un conflicto asqueroso, podrido. En el recto están los problemas de identidad: "No me respetan y me dejan de lado". Los riñones es la pérdida de puntos de referencia. Los huesos: grave conflicto de desvalorización... ¿Lo adecuado para estar sano?   Revalorizar las emociones, ser consciente de las emociones y expresarlas, es decir: bailar más a menudo. La gente está mucho tiempo en lo emocional pero son emociones procuradas: fútbol, cine... Un malestar compartido disminuye a la mitad, continúa compartiéndolo y acabará desapareciendo. Una felicidad compartida se multiplica por dos. La ira y la violencia se expresan a sus anchas.   Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica, se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: "Lo que tengo es miedo", su miedo disminuye a la mitad. Hay que tomar conciencia de uno mismo. `[ La Vanguardia ]

"Cada órgano dañado responde a un sentimiento".

Las enfermedades son una tentativa de autocuración, una reacción biológica de supervivencia frente a un acontecimiento emocionalmente...

Read More
La gente se apega, y cuanto más te apegas a la otra persona, más se asusta la otra persona, más ganas tiene de escapar, porque hay una gran necesidad interior de ser libres. El deseo de libertad es mucho mayor que cualquier otro deseo, es mucho más profundo que cualquier otro deseo. De ahí que uno pueda sacrificar incluso el amor, pero no pueda sacrificar la libertad, no forma parte de la naturaleza de las cosas. De ahí que la auténtica dicha sólo pueda ocurrir en tu soledad. La soledad es un arte, sobre todo el arte de la meditación. Estar completamente centrado en tu propio ser, sin ansiar a la otra persona; estar en tal profundo reposo contigo mismo, que no necesitas nada más, eso es la soledad. Te proporciona dicha eterna. Si primero estás arraigado en tu ser y luego te diriges a una relación, el fenómeno es completamente distinto. En este caso puedes compartir, puedes amar y también puedes disfrutar este amor. Incluso cuando es momentáneo, puedes danzar, puedes bailar, y cuando desaparece, desaparece; no miras atrás. Eres capaz de crear otro amor, de modo que no hay necesidad de apegarse. Das gracias a tu amante, das gracias al amor que ya no está ahí porque te enriqueció y te proporcionó algunos atisbos de la vida, te hizo más maduro. No obstante, esto sólo será posible si estás algo arraigado en tu ser. Si el amor es todo lo que tienes, sin ninguna base meditativa, sufrirás, cada relación amorosa tarde o temprano, se convertirá en una pesadilla. Aprende el arte de estar solo, y dichosamente solo; entonces, todo será posible.   - OSHO -

"EL ARTE DE ESTAR SOLO".

La gente se apega, y cuanto más te apegas a la otra persona, más se asusta la otra persona, más ganas tiene de escapar, porque hay una...

Read More
Nacer o no nacer: ¿esa es la cuestión? 
 
 ¡Desde luego! ¡Shakespeare! Quizá un día merezcamos 
 
 no nacer... Entretanto, nacemos. 
 
 Recibamos, pues, al que nace, del modo más amoroso y consciente posible. ¿A qué se refiere? 
 
 A que padre y madre lo deseen desde su concepción, que lo amen durante la gestación –venga niño o niña–, que acojan sin posesividad a ese bebé que les ha elegido, que lo arrullen sin que nadie se lo lleve aparte... Perdón: ¿el bebé elige a sus padres? 
 
 Míralo así, es bonito: todo bebé nace por algo. Y las circunstancias de su nacimiento serán el guión de la película de su vida... ¿Qué circunstancias? 
 
 Tu parto imprimió en ti una huella profunda: ¡guardas memoria celular de ese lance! ¿Sí? Pues yo no recuerdo nada... 
 
 Pues lo viviste, y eso modeló aspectos de tu identidad, de tu personalidad. ¿Qué aspectos? 
 
 Tiene que ver con ser más o menos luchador o apático, más lanzado o inseguro, rabioso, tímido, seductor, o negarte el éxito... ¿En qué se basa para afirmar esto? 
 
 Lo he experimentado yo misma. ¿Cómo? 
 
 Reviví mi nacimiento: recuperé memoria de lo sucedido..., ¡y eso me ha llevado a mejorar! Y hoy ayudo a otros a hacer lo mismo: esa experiencia te permite entenderte y, así, superar bloqueos que te mortifican... ¿Qué experimentó usted? 
 
 Yo había asistido como doula (comadrona coach) en tres mil partos..., y en cada parto intuía que había algo más de lo que veía... Y en un congreso de ginecología y obstetricia, conocí a Leonard Orr... ¿Quién? 
 
 El creador del rebirthing (renacimiento), técnica de respiración circular consciente que te permite reconectar con tu memoria perinatal: afloran memorias atascadas. Quedé en posición fetal, sentí grandes dolores... hasta que un grito brotó de mis entrañas… ¿Nacía? 
 
 ¡Lo reviví, sí! Y fue así como entendí que el dolor de cabeza que yo sentía  cada vez que asistía a un parto... ¡era recuerdo del dolor de los fórceps con que me extrajeron a mí! ¿Ha contrastado eso? 
 
 Mi madre me lo ha confirmado. Y en mi renacimiento visualicé unas llamas..., y luego mi madre me ha explicado que, por un apagón, nací a la luz de muchas velas. ¡Hay que ver hasta dónde llega nuestra memoria! ¿Hasta dónde? 
 
 A rememorar el frío que sentiste al nacer, los dolores, que papá no estaba, los abusos... ¿Qué abusos? 
 
 Lo es una cesárea injustificada: extraído, a ese bebé le han robado su nacimiento, ¡no ha podido ni nacer! ¡Qué impotencia sentirá en su vida! Padecerá de falta de vitalidad. ¿Por qué? 
 
 Porque estará sintiendo que vivir implica dañar a alguien a quien ama (su madre). ¿No es esto demasiado determinista?  
 
 Se trata de un guión general, tamizado en cada caso por otras  circunstancias... Si te haces consciente de esto, puedes aceptarlo, amarlo ¡y transformarlo desde la consciencia! Las memorias, pues, pueden sanarse. ¿Qué guión tengo si nací con anestesia? 
 
 En momentos públicos cruciales, los sentirás como un sueño, no vivirás vívidamente. ¿Qué guión tengo si nací con fórceps? 
 
 “La ayuda hace daño”: te costará dejarte ayudar, serás muy autosuficiente..., con enorme desgaste. Y en momentos de tensión, te dolerá la cabeza. ¿Y si nací de culo o de pie? 
 
 “Voy siempre al revés, no encajo”, sentirás. Y si lo primero que mostraste son tus genitales, sentirás rechazo hacia tu sexualidad. ¿Y con el cordón umbilical alrededor del cuello? 
 
 “Para vivir, debo luchar”: te meterás en mil enredos, pues identificarás vida con lucha. Y eso también desgasta mucho... ¿Y el bebé que empieza a nacer y le obligan a esperar unos minutos? 
 
 Pasó con uno de mis hijos... y siempre que está a punto de algún logro, ¡se frena! Suena a chiste... 
 
 No lo es. Los nacidos de parto inducido esperan siempre a que alguien les empuje o induzca para actuar. ¿Y los bebés prematuros? 
 
 Tenderán a querer resolver las cosas apresuradamente. ¿Y el bebé tardío? 
 
 Algo le decía que las cosas afuera no estaban finas, que mejor esperar... Tenderá a gustarle la noche, y la cama será su espacio al que se llevarán libros, ordenador... ¿Y los de sexo no deseado? 
 
 Anhelarán ser amados por su sexo, incurriendo en relaciones insatisfactorias. Erróneo camino: no lograrán ser amados. Relate algún caso curioso... 
 
 Una parejita estaba muy preocupada por no haber completado la mudanza de su piso nuevo... Tanto, que el feto se puso de culo. Les relajé, comprendieron que no importaba que su hijo naciese entre cajas... ¡y entonces el bebé se recolocó! ¿Qué consejo daría usted a toda madre gestante? 
 
 Canta mucho, comunícate afectivamente con el feto, huye del estrés... Y, sobre todo, vive un ritual de renacimiento: aprenderás a trascender los dolores de tu vida, y así darás a tu hijo lo mejor ti mismo. Fuente:  La Contra de La Vanguardia.

"Las Circunstancias de tu Nacimiento son tu Guión".

Nacer o no nacer: ¿esa es la cuestión? ¡Desde luego! ¡Shakespeare! Quizá un día merezcamos no nacer... Entretanto, nacemos. Recibamos,...

Read More
Mario Alonso Puig  es médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo desde hace más de 25 años, pero esconde un espíritu multidisciplinar que le ha permitido dedicarse al mismo tiempo a la medicina y al estudio de las interacciones entre los procesos psíquicos y su impacto en la salud y en las emociones. Esa misma inquietud le ha llevado a escribir e impartir conferencias y cursos sobre comunicación, creatividad y gestión del estrés. "Sé valiente y cambia tu vida". Este es el mensaje que Mario Alonso Puig nos transmite en su libro El Cociente agallas (Espasa). Los peligros se crean en la imaginación. Su libro nos invita a un viaje cuyo destino es cambiar nuestra mente y nuestra vida. ¿Se trata de un trayecto peligroso, como el de los colonos americanos en su conquista del Oeste, o es un crucero tranquilo donde todo es previsible y sosegado? Se trata de un viaje valiente hacia nuestro interior, para explorar un nuevo territorio, el de nuestro auténtico potencial, y es un viaje más parecido al de los colonos, lleno de retos y desafíos, con la diferencia de que no hay que eliminar a ningún indio en el camino sino todo lo contrario. Hay que entender por qué esos indios se oponen a nosotros, saber comprender ese nuevo mundo y descubrir lo necesario para una vida más plena. En esta aventura, ¿qué actitud convendría adoptar? Cuando alguien emprende un viaje de aventura tiene que estar mentalizado de que van a surgir contratiempos. Si ante el primer obstáculo –un río caudaloso, por ejemplo–, los colonos se hubieran echado para atrás jamás hubieran llegado a su destino. Este viaje estará lleno de noches oscuras, de desiertos inhóspitos y de precipicios profundos. Y únicamente nuestra determinación nos permitirá llegar al destino y, lo que es más importante, crecer y madurar durante el trayecto. ¿Cuáles son los obstáculos más comunes al intentar crecer humanamente? La mayoría de peligros e impedimentos no vienen precisamente del exterior, sino de nosotros mismos. A menudo tienen que ver con el miedo a lo desconocido y con nuestras exigencias de perfección. Un fragmento del Viaje a Itaca, de Konstantin Cavafis, encierra una verdad clarificadora sobre este tema: "Cuando te encuentres de camino a Ítaca, desea que sea un camino lleno de aventuras, de conocimientos. Y a los Cíclopes y a Poseidón no los temas. nunca los encontrarás, si mantienes tu pensamiento elevado". Y es que a veces los peligros residen y se crean en la imaginación. ¿Qué debemos llevar en nuestra maleta de viaje y qué conviene olvidar? Tendremos que dejar de lado esas ideas preconcebidas que tenemos de nosotros mismos, esos prejuicios que nos encasillan y que no nos dejan avanzar. Y nos hará falta una buena dosis de humildad, para reconocer que necesitaremos aprender cosas nuevas. También necesitaremos una actitud positiva para descubrir, y valentía y audacia para atreverse a penetrar en un terreno poco conocido. Pero sobre todo deberemos llenar la maleta de confianza. Fiarse de que la vida va a llevarnos a buen puerto, hacia un destino en el que seremos conscientes de nuestra verdadera naturaleza. Usted afirma que este trayecto tiene tres etapas. ¿Cuáles son? La primera es conocerse y comprenderse. La segunda, superarse. Y la tercera, trascenderse para descubrirse. Tres etapas que nos revelarán cómo cambiar la mente para transformar nuestra vida. Mientras dure el trayecto deberemos cambiar aspectos profundos para poder explorar el territorio de nuestro auténtico potencial. "Conócete a ti mismo", el famoso aforismo griego, no parece haber perdido vigencia... Sí. Y para comprendernos tenemos que saber cómo funcionamos. Descubrir por qué pasan las cosas es importante si deseamos cambiarlas. En el cerebro se encuentran muchas de las respuestas a nuestras dudas. El cerebro se une al cuerpo por cerca de 45.000 kilómetros de nervios, con lo cual es difícil explicar con pocas palabras todo su impacto. Lo que está claro es que los cien mil millones de neuronas afectan directamente a cada una de las células. Los descubrimientos de la neurociencia demuestran que es interesante entender dónde se gestionan las emociones y se movilizan los sentimientos a fin de tener un mayor autogobierno. El hecho de que se formen nuevas neuronas en el cerebro, ¿nos puede ayudar? Ahora sabemos que el proceso de la neurogénesis (formación de neuronas a partir de células madre) se puede dar a lo largo de la vida y que es una herramienta para aumentar las capacidades. Si se produce a cualquier edad, quiere decir que seremos capaces de adaptarnos mejor a los cambios. Aunque la neurogénesis no es inmediata, potenciándola la podemos desarrollar. Por ejemplo, el ejercicio físico, la meditación y el aprender cosas nuevas la favorecen. Cómo funciona el cerebro de las emociones. Para conocerse es importante ser conscientes de nuestras emociones. ¿existen estructuras cerebrales con un papel relevante sobre lo que sentimos? Sí. Por ejemplo, los hipocampos. Están situados a ambos lados de los hemisferios cerebrales y tienen varias misiones: controlar el miedo, generar confianza e intervenir en los procesos de aprendizaje. Un hipocampo sano y efectivo favorece que tengamos mucho menos miedo, que aprendamos más deprisa y que tengamos más ilusión. ¿Y los podemos estimular? El hipocampo también es susceptible al ejercicio físico, a las visualizaciones y es sensible a los estados emocionales. El ejercicio físico produce la liberación de una sustancia llamada BDnF, que favorece su crecimiento. Las personas que usan con frecuencia su memoria visual también ven reforzados sus hipocampos. ¿Y qué los perjudica? Cientos de estados emocionales, como la ira, la frustración o el resentimiento, reducen los hipocampos y se asocian con la elevación de una hormona llamada cortisol y de un neurotransmisor excitatorio, el glutamato. La combinación de glutamato y cortisol produce una entrada intensa de calcio en la neurona y la daña. Cuando estas emociones negativas perduran sostenidamente producen una reducción de los hipocampos. ¿Hay otras estructura cerebrales a destacar a nivel emocional? Por supuesto. La ínsula de Reil es lo que yo denomino "la isla donde habita la intuición" porque recibe la información de las vísceras y les envía a su vez órdenes e información. Se trata de corazonadas, o intuiciones viscerales que provienen de lo más profundo de nuestro ser. Quien tiene una ínsula que funciona bien, puede sentir lo que le pasa en su interior, entenderlo y gestionarlo todo mejor. ¿Y el núcleo accumbens? Tiene una gran importancia en lo que se refiere a la motivación para llevar a cabo aquellas cosas que son valiosas para nosotros. Cuando tenemos ganas de ver a alguien por quien sentimos afecto se produce una activación del núcleo accumbens que produce esa sensación, por la que sabemos que vamos a tener una experiencia placentera. Las personas con ese circuito en perfectas condiciones encuentran una motivación sostenida para lograr sus metas. Sin esa anticipación agradable es difícil embarcarse en nuevos proyectos o disfrutar de un espíritu emprendedor. ¿Cómo influyen las diversas ondas cerebrales en la conciencia y las emociones? La actividad eléctrica del cerebro responde a varios ritmos de ondas que influyen en las emociones: el beta, relacionado con estar alerta; el alfa, que se identifica con los estados de serenidad y tranquilidad en los que hay una mayor actividad del sistema nervioso parasimpático que favorece la recuperación física y mental; el ritmo zeta, que es un ritmo más hipnótico; y el delta, presente en el sueño profundo. Hay otro ritmo nuevo, descubierto más tarde: el gamma, más rápido que el beta y asociado a una extraordinaria alerta pero con profunda calma. ¿Y de donde surge la inspiración para superarnos? Curiosamente hay una zona del cerebro, en la región del lóbulo temporal, en la que se produce algo interesante justo antes de que una persona tenga un momento de inspiración o haga un inesperado descubrimiento. Y en las neuronas situadas a este nivel se produce una actividad de ondas gamma. Ese ritmo gamma es algo excepcional que se ha registrado también entre los monjes budistas cuando están en un estado de profunda meditación. ¿Y lo podemos activar? Ese estado compagina una serenidad extraordinaria y una gran lucidez. Por esto no es raro tener ideas brillantes cuando estamos dando un paseo o bajo la ducha. Vale la pena estar relajado, porque cuando uno menos se lo espera surgirán ideas o revelaciones para seguir adelante. ¿Las emociones negativas también influyen en nuestra salud? Un estado de ánimo positivo no solo está asociado a la serenidad y la paz interior sino que además favorece la salud y prolonga la vida. Cuando una persona está anclada en el resentimiento, la ira o la angustia, el tipo de hormonas que libera en la sangre son completamente distintas de las de cuando está tranquila y alegre. No nos debe extrañar que los estados emocionales tengan una traducción inmediata sobre el estado físico. ¿Se ha podido demostrar? Sí, los estudios ha probado que las emociones positivas ayudan a la activación del sistema inmunitario y también producen, entre otros beneficios, un aumento en la sangre de la hormona del crecimiento, la prolactina y la oxitocina, importantes para el mantenimiento de tejidos, el estímulo de la acción de los glóbulos blancos que nos defienden frente a las infecciones y la protección del sistema cardiovascular. Los pensamientos positivos son muy poderosos... Pero todavía hay más. Varios estudios también han demostrado que un único pensamiento negativo mantenido durante un minuto es capaz de poner en una situación delicada unas horas a nuestro sistema inmunitario. Y el distrés, esa sensación permanente de intranquilidad puede también producir cambios en el funcionamiento hormonal y cerebral. ¿Somos positivos o negativos por naturaleza? Los descubrimientos científicos sitúan las emociones negativas en la región prefrontal derecha, con sentimientos como la ira, la desconfianza, la ansiedad o el miedo. En la izquierda predominan las positivas: confianza, alegría... Las personas que nacen con una actividad mucho más intensa de la zona anterior del hemisferio cerebral izquierdo tienden a ver el vaso medio lleno. Mientras que las personas que tienen una actividad más intensa en la región derecha poseen una tendencia a ver el vaso medio vacío. ¿Y podemos cambiarlo? En la práctica, si en el día a día tendemos a la preocupación o al desánimo, tendremos que buscar cosas que sumen y no resten. Salir de la zona de confort  A veces no seguimos adelante porque no recibimos el apoyo necesario. Muchas veces aparecen los ladrones de sueños... Sí, así es. Como todo el mundo sabe hay ladrones que roban bancos. Pero hay otros ladrones que son igual de peligrosos. Son los ladrones de sueños, personas expertas en decirnos todo lo que nunca llegaremos a alcanzar, en recordarnos con frecuencia que no servimos para el trabajo, o en cortarnos las alas de los sueños que tenemos. En cambio, siempre se dice que para conseguir nuestros objetivos debemos abandonar nuestra zona de confort... Sí, efectivamente, hemos de salir de ese espacio donde nos encontramos a gusto y cómodos, y abrazar la incertidumbre de la vida. Nuestra zona de confort se parece a un tiesto y nosotros somos el arbolito que está dentro. Al igual que cualquier planta, llegará un día que para que sus raíces sigan creciendo, continúe ganando envergadura y desplegando su potencial habrá que cambiarla de tiesto y trasladarla a un espacio mayor. ¿Ese es el momento de ser valientes, de lo que usted llama "el ahora yo"? Sí, hay que atreverse a superarse, a romper el tiesto y crecer. Una vez fuera de la zona de confort, al principio, nos sentiremos vulnerables, expuestos al sufrimiento y quizá nos acucie la necesidad de volver rápidamente allí donde no nos sintamos indefensos. Y aparece el miedo... Como afirmaba el filósofo Ralph W. Emerson: "no conozco a ningún oponente que haya derrotado a más seres humanos que el miedo". Sí, al atrevernos a cambiar y al salir de esa zona de confort, de nuestra madriguera, se experimenta miedo. Esta situación incómoda se intensifica cuando la imaginación se pone en marcha. ¿Cómo luchar contra eso? Fundamentalmente, con alguna estrategia para evitar que la imaginación intensifique el miedo. Hay que ser capaces de hacerle frente en el presente, sin proyectarlo a nuestra vida futura. De esta forma el miedo se circunscribirá únicamente al aquí y al ahora. También se puede contrarrestar con una actitud positiva, teniendo fe en uno mismo, viendo los problemas como son y no peor de lo que son. O practicando la respiración abdominal, que se ha demostrado que tiene la capacidad de producir cambios en el cerebro y favorecer la secreción de la serotonina o las endorfinas, que mejoran la sintonía de los ritmos cerebrales. La tercera etapa del viaje sería la de trascenderse, pero, ¿qué significa realmente? Trascenderse quiere decir ir más allá de nosotros mismos. No es avanzar hacia fuera sino hacia dentro, hacia el interior de uno mismo. Es sencillamente descubrirse. Si descubres lo que tú eres en tu esencia no te afectará tanto si te va mejor o peor. Lo importante es que serás consciente de que tu valor es incuestionable y que tu esencia es perfecta, plena y completa. ¿Es el momento de tomar un nuevo rumbo? Es la etapa en la que se puede descubrir y comprender aquello que llena nuestra vida de sentido. Y para esto debemos ser plenamente conscientes de que vivimos en un mundo material, pero también espiritual, y que este último puede formar parte de nuestra realidad, aportando un valor a la vida, sobre todo en los malos momentos. Creo que es interesante descubrir esa dimensión espiritual, ya que nos puede ayudar a ver las cosas con una perspectiva distinta. Y a través de ella podemos llegar a alcanzar la felicidad, esa meta que todos anhelamos.

"Las emociones positivas protegen nuestro sistema inmunitario"

Mario Alonso Puig es médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo desde hace más de 25 años, pero esconde un espíritu...

Read More
Entrevista al Dr. Mario Alonso Puig quien es Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia. Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. “Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”. Hay que entrenar esa mente. Tengo 48 años. Nací y vivo en Madrid. Estoy casado y tengo tres niños. Soy cirujano general y del aparato digestivo en el Hospital de Madrid. Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas. Soy católico. Acabo de publicar Madera líder (Empresa Activa) – Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión? -Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria. – ¿Psiconeuroinmunobiología? -Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos. – ¿De qué se trata? -Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal. – ¿Qué tipo de cambios? -Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas. – ¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios? -Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios. – ¿Cambiar la mente a través del cuerpo? -Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental. – ¿Dice que no hay que ser razonable? -Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando. -Exagera... -Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretacion de la realidad. – Más recursos…. -La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con transtornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades. – ¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras? -Santiago Ramon y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metáforica. Ahora sabemos que es literal: “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”. – ¿Seguro que no exagera? -No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos. – ¿Hablamos de filosofía o de ciencia? -Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%. – ¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas? -Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia. – ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar? -El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona. – La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente. -Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente. - Deme alguna pista. -Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos “voy a hacer esto” y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia. – Ver lo que hay y aceptarlo. -Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Fuente: La Vanguardia Digital.

"Lo que el corazón quiere, la mente se lo muestra".

Entrevista al Dr. Mario Alonso Puig quien es Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard...

Read More
Me enseñaron que los genes controlan la vida, que en ellos se inscriben todas nuestras capacidades y características, pero es falso. ¿Del todo?  No somos víctimas de nuestra genética, en realidad es el ADN el que está controlado por el medio externo celular. ¿Qué significa eso?  La célula es la vida. Hablar de una célula es como hablar de una persona. Nosotros recibimos la información a través de los cinco sentidos y las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información. El ADN es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos. ¿Somos lo que vivimos y pensamos?  Sí, y cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología. Los estudios que empecé hace cuarenta años demuestran que las células cambian en función del entorno, es lo que llamamos epigenética. Epi significa por encima de la genética, más allá de ella. ¿Y?  Según el entorno y como tú respondes al mundo, un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones. Menos del 10% del cáncer es heredado, es el estilo de vida lo que determina la genética. ¿Es el entorno el que nos define?  Aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. No vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos. Somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas. Pero las creencias están inscritas en lo más profundo de nuestro subconsciente.  Cierto. El subconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente y utiliza entre el 95% y el 99% del tiempo la información ya almacenada desde nuestra niñez como un referente. Por eso cuando decidimos algo conscientemente como, por ejemplo, ganar más dinero, si nuestro subconsciente contiene información de que es muy difícil ganarse la vida, no lo conseguiremos. ¿Entonces?  Si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad, y lo he comprobado a través de numerosos experimentos. Al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas. Me suena a fórmula feliz...  Así es como funciona el efecto placebo. Si pienso que una pastilla me puede sanar, me la tomo y me encuentro mejor. ¿Qué me ha sanado?... ¿La creencia?  Eso parece. Al igual que los pensamientos positivos y el efecto placebo afectan a nuestra biología, existe el efecto nocebo: si crees que algo te hará daño, acabará por hacerte daño. Henry Ford decía que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienen razón. Si eliges vivir un mundo lleno de amor, tu salud mejorará. ¿Y eso por qué?  La química que provoca la alegría y el amor hace que nuestras células crezcan, y la química que provoca el miedo hace que las células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia: el crecimiento y la protección, y ambos no pueden operar al mismo tiempo. O creces o te proteges.  Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información con el medio, la protección requiere el cierre completo del sistema. Una respuesta de protección mantenida inhibe la producción de energía necesaria para la vida. ¿Qué significa prosperar?  Para prosperar necesitamos buscar de forma activa la alegría y el amor, y llenar nuestra vida de estímulos que desencadenen procesos de crecimiento. Las hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales e inhiben los procesos de crecimiento, suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico. ¿La culpa de todo la tienen los padres?  Las percepciones que formamos durante los primeros seis años, cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno, nos afectan el resto de la vida. Y las creencias inconscientes pasan de padres a hijos.  Así es, los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla. ¿Cómo detectar creencias negativas?  La vida es un reflejo de la mente subconsciente, lo que nos funciona bien en la vida son esas cosas que el subconsciente te permite que funcionen, lo que requiere mucho esfuerzo son esas cosas que tu subconsciente no apoya. ¿Debo doblegar a mi subconsciente?  Es una batalla perdida, pero nada se soluciona hasta que uno no se esfuerza por cambiar. Deshágase de los miedos infundados y procure no inculcar creencias limitadoras en el subconsciente de sus hijos. Entrevista a Bruce Lipton, Dr. en Medicina. Investigador en Biología Celular.  
 Fuente: La Vanguardia.

"Lo que pensamos varía nuestra biología".

Me enseñaron que los genes controlan la vida, que en ellos se inscriben todas nuestras capacidades y características, pero es falso. ¿Del...

Read More
La actividad del sistema sanitario, ¿la tercera causa de muerte? 
 
 Sí, en EE.UU. causa 225.000 muertes anuales. En España los medicamentos tienen unos 19 millones anuales de efectos adversos y provocan la muerte a 6.500 pacientes. 
 Oiga... 
 
 También se ha demostrado (Israel) que cuando los médicos hacen huelga las muertes disminuyen un 45%. Y mis afirmaciones se basan en estudios científicos fiables. 
 ¿No siempre es mejor prevenir? 
 
 Los daños de la prevención se perciben a largo plazo. Hoy sabemos que por ejemplo la terapia hormonal sustitutiva para eliminar los síntomas de la menopausia, utilizada por millones de mujeres, provoca infartos, embolias y cáncer de mama (55.000 nuevos casos en el Reino Unido). 
 Ahora se lleva el diagnóstico precoz. 
 
 Hoy se diagnostica antes y más, pero la mortalidad es la misma. El diagnóstico precoz no mejora el diagnóstico de muerte. 
 ¿Entonces? 
 
 Produce algo terrible: hordas de supervivientes, por ejemplo de cáncer, que viven más tiempo con el diagnóstico pero no viven más. 
 Qué duro. 
 
 La autoexploración de mama no disminuye la mortalidad, pero duplica las biopsias. El cáncer de cuello de útero no disminuye por hacer citologías, pero se siguen haciendo diez millones de citologías al año en España. Si quiere disminuir el cáncer de cuello de útero, céntrese en la población marginada. 
 ¿Y el cáncer de próstata? 
 
 Si quiere reducirlo, no haga el cribado de cáncer de próstata en personas que no tengan síntomas. Hay muchísimos cánceres inofensivos, histológicos, que se diagnostican y se tratan en nombre de la prevención. 
 ¿Desaparecen solos? 
 
 Sí, o se quedan tranquilos. Y no son tumores pequeños, el de próstata puede representar el 60%, y el de mama el 47%, pero se quita el pecho, se hace radioterapia, quimioterapia, y la vida de esa mujer girará alrededor de un cáncer que nunca la habría matado. 
 Entonces, ¿qué hacemos? 
 
 Disminuirían muchos cánceres haciendo menos radiología y controlando los tóxicos industriales. Pero en este complejo mundo de intereses, deseos y expectativas cuajan propuestas de prevención imposible, de intervenciones sin justificación que dañan a la población con pruebas diagnósticas y los tratamientos consecuentes. 
 ¿Por qué remiten solos? 
 
 Normalmente, los que remiten solos no dan síntomas ni molestias, somos nosotros los que los descubrimos. En el diagnóstico precoz no se parte de población con síntomas. 
 ¿Qué me dice de las vacunas? 
 
 Hay vacunas necesarias, pero otras como las de la gripe, el virus del papiloma humano, el neumococo, el rotavirus o la varicela son puro negocio. 
 ¿La vacuna de la gripe no es efectiva? 
 
 Durante la pandemia de la gripe A vacunaron a la población sueca (el beneficio teórico era 50 muertos menos) y produjeron 200 casos de narcolepsia en adolescentes. 
 Enfermos crónicos. 
 
 Lavarse las manos disminuye mucho la transmisión de la gripe, y el 40% de los médicos y enfermeras no lo hace. Pero la vacuna de la gripe no disminuye el contagio ni las muertes, no es eficaz en personas sanas ni en personas mayores de 65 años, lo ha publicado la revista The Lancet. A la gente mayor la atiborran de pastillas, como si ser viejo fuera una enfermedad, y eso le resta calidad de vida y a menudo la mata. 
 ¿Y la epidemia de colesterol? 
 
 Su nivel de colesterol no tiene nada que ver con su pronóstico respecto a las probabilidades de tener infarto de miocardio, y la mayoría de dichos infartos se dan en personas con colesterol normal o bajo. Además, los tratamientos para bajar el colesterol sólo son eficaces en las personas que ya tienen problemas coronarios, en todos los demás casos el tratamiento es inútil y perjudicial. 
 ¡...! 
 
 No se mida el colesterol, sea feliz, porque ser feliz y optimista añade ocho años de vida. Y practique la dieta mediterránea, que no consiste en tomar aceite de oliva a cucharadas, sino en poner un mantel, cubiertos y tener compañía: no coma delante del televisor. Y si está embarazada, disfrute. 
 ¿Demasiadas ecografías? 
 
 Sí, y no están justificadas, ni los suplementos rutinarios de hierro y yodo. Estados Unidos, que es el país más intervencionista y el que más dinero gasta en la atención al parto, ha triplicando su mortalidad. 
 ¿Se muere por exceso de atención? 
 
 Sí, los pobres mueren por carencia de atención y los ricos por exceso. Un tac son 750 radiografías en un adulto y el doble en un niño. La radiación que recibió la población en Japón en la Segunda Guerra Mundial equivale a cinco tacs. ¡Ojo con los chequeos! 
 ¿Y las vitaminas? 
 
 En los países ricos, los complementos vitamínicos son como mínimo inútiles y en muchos casos perjudiciales. Entrevista realizada a Juan Gérvas , doctor en Medicina. Ha sido profesor de las universidades de Valladolid, Autónoma de Madrid y Johns Hopkins. - Fuente: La Vanguardia.

"Los ricos mueren por exceso de atención médica".

La actividad del sistema sanitario, ¿la tercera causa de muerte? Sí, en EE.UU. causa 225.000 muertes anuales. En España los medicamentos...

Read More
Si no te das cuenta de que estamos viviendo tiempos abiertamente desafiantes, entonces probablemente no estás prestando atención. En el sentido micro, parece que todo el mundo que conozco está pasando por algo a nivel personal. En el sentido macro, estos viajes personales están siendo exacerbados por amenazas de ataques nucleares, rupturas políticas, crisis financieras, tensiones raciales, tiroteos masivos, terremotos devastadores, volcanes en erupción, despiadados incendios forestales, huracanes llamados “tormentas del siglo” y más. Es una señal de los tiempos… pero yo no me estoy entregando a ese juego, y te invito a que tampoco lo hagas. 
 
 Si crees que tus pensamientos y sentimientos tienen un efecto sobre tu realidad, en el momento en que reaccionas a estos eventos externos con emociones de supervivencia, empiezas a poner más atención en ellos, y si estás poniendo tu atención en estos eventos (eventos sobre los cuales no tienes control), les estás entregando tu poder. Cada vez que reaccionas con temor y ansiedad, porque el miedo y la ansiedad son emociones y las emociones son energía, sólo sirven para alimentar el siguiente momento de desasosiego. Lo que tenemos que aprender a hacer en este momento histórico es estar en la quietud: convertirnos en el ojo del huracán. El ojo de un huracán es un lugar de calma, alrededor del cual gira la tormenta. Nos convertimos en el ojo cuando salimos del caos y entramos en el momento presente. Después de todo, ésta es la razón por la que hacemos todo el entrenamiento que hacemos, porque es en el eterno momento presente donde se engendra toda la creación. Al regular las emociones internas independientemente de las condiciones externas, así es como comenzamos a dominar nuestro entorno. 
 
 La humanidad está en la agonía de un empuja y estira, en donde hay una conciencia colectiva en constante crecimiento que quiere evolucionar, pero las viejas formas de ser y los modos de conciencia obsoletos están luchando por aferrarse a lo conocido. Dependiendo de la lente a través de la cual se vea, estas luchas pueden ir desde las estructuras de poder del mundo hasta nuestros egos individuales. Cuanto más reaccionas a tu mundo exterior y mantienes tu atención en temas cargados emocionalmente, más alimentas los problemas, porque es tu energía la que los mantiene vivos. Multiplica eso por un millón, o mil millones, y parece obvio por qué las cosas pueden parecer que están empeorando. Cuanto más fuerte sea tu reacción emocional ante los eventos externos, más estás desplazando tu energía en la dirección opuesta a la creación: energía creativa que podrías interiorizar y usar para crear una vida mejor, sanar tu cuerpo, o transformarlo en una experiencia de vida nueva, por nombrar sólo unas pocas posibilidades. 
 
 Mientras que necesitamos ser conscientes y vigilantes de las injusticias en nuestra sociedad, yo los animaría a desconectarse de las noticias de vez en cuando, y si todo lo que ven es tragedia y negatividad en sus noticias y medios sociales, quizás desconectarse de ellas también. Si no quieres desconectarte por completo, entonces sé una fuerza para añadir luz y amor a esas fuentes sociales. Mejor aún, en tu vida diaria, realiza un acto de bondad al azar para un extraño, llama a alguien con quien no has hablado en mucho tiempo, perdona a alguien o perdónate por algo a que has estado apegado. Por lo menos, sé cariñoso y amable contigo mismo y con los que te rodean, porque cada uno está pasando por sus propios desafíos. 
 
 Recuerda: el miedo y la ansiedad son el resultado de la anticipación de eventos que aún no han sucedido, y como sabemos, somos los creadores de nuestra realidad. Si te encuentras perdiéndote en pensamientos hacia un futuro desconocido, o arrepintiéndote del pasado, simplemente regresa al momento presente. ¿Por qué? Porque cuando cambias tu energía en el momento presente, cambias tu futuro. Ese es el mejor ejemplo de cambio -cambiar tu elección- en un mundo que parece que podría estar desmoronándose. 
 
 Es humano reaccionar ante estos acontecimientos globales, así que, si lo haces, no pases mucho tiempo allí. Simplemente supéralo. No hables de ellos, ni les des energía, ni les des vida, ni los conviertas otra cosa. No los propagues, porque cuando empiezas a contar historias sobre los acontecimientos, los alimentas. 
 
 Ahora no es el momento de contraerse. Ahora es un momento para expandirse en el amor; después de todo, el amor conquista el miedo. 
 
 Dr. Joe Dispenza.

"Manteniendo la Calma en el Ojo de la Tormenta", por el Dr. Joe Dispenza .

Si no te das cuenta de que estamos viviendo tiempos abiertamente desafiantes, entonces probablemente no estás prestando atención. En el...

Read More
Las Constelaciones Familiares son cada vez más reconocidas y difundidas como una gran herramienta de sanación. Magnífica esta serie de Netflix,  "Mi otra yo" ,  ("Another Self" en inglés), que os recomiendo ver para conocer el extraordinario trabajo y los beneficiosos efectos que se producen después de hacer una Constelación (en la serie las llaman "Expansiones" ). Pulsando en el siguiente enlace puedes ver la serie, que consta de ocho capítulos. "MI OTRA YO"

"Mi otra yo", serie de Netflix.

Las Constelaciones Familiares son cada vez más reconocidas y difundidas como una gran herramienta de sanación. Magnífica esta serie de...

Read More
Entrevista a Bruce H. Lipton  ¿Hasta qué punto usted se aplica sus teorías? Hasta el punto de que hace más de 40 años que no voy al médico, ni consumo ningún fármaco. Tengo 71 años y me siento como una flor de primavera. Enhorabuena. ¿Y cómo lo hace? Hago todo lo posible para evitar el estrés. El estrés es el responsable del 90% de las enfermedades. Nuestro cuerpo acostumbra a funcionar bien, y el estrés nos desarmoniza. ¿Cómo evita sentirse estresado? No me preocupo por casi nada. Antes, si algo no funcionaba en mi vida, me ponía ansioso. Pero actualmente, si algo no funciona, mis pensamientos son muy distintos. Pienso que si aquello no tiene que funcionar, o un proyecto no tiene que salir adelante, o ha surgido un imprevisto, es por alguna razón que se me escapa, y que todo está bien. Todo es como tiene que ser. Todo es como tiene que ser, y todo es perfecto. Es muy fácil de decir. Es cuestión de práctica. Se trata de no dejarnos sabotear por los pensamientos negativos, que acostumbran a surgir de nuestra mente subconsciente. Tenemos dos mentes: una mente consciente, creativa, que está conectada con nuestra personalidad, y la subconsciente, que no es creativa y que va repitiendo programas. La mayoría de la gente cree que operan en su vida en base a la mente consciente, pero el 95% de su vida proviene de programas subconscientes que aprendieron durante los siete primeros años de vida. Hasta los siete años somos como videocámaras, lo grabamos todo. Por lo tanto, nuestros programas básicos vienen del comportamiento de los demás. Sobre todo de nuestros padres. ¿Se pueden “desinstalar” algunos de estos programas? 
 
 Cada vez hay más técnicas eficaces y rápidas para lograrlo. Yo acostumbro a hablar del método Psych-k porque es el que a mí me ha funcionado. Los estudios de mapeo cerebral revelan que este método induce un estado de unificación cerebral en el que tanto el hemisferio derecho como el izquierdo empiezan a trabajar juntos. Pero hay muchos métodos más, y cada vez más psicólogos que los utilizan. ¿Qué más hace para estar, a sus 71 años, fresco como una rosa? 
 
 Yo lo llamo “vivir el cielo en la Tierra”. Cultivo emociones elevadas, como la alegría o el amor, y eso afecta a mis células. No solo a la salud de mis células, sino a su esperanza de vida. Del mismo modo que el estrés o la mala alimentación reducen la esperanza de vida, la gratitud, la actitud positiva, sentirse útil, la alarga. Nuestros telómeros están conectados a cómo vemos nosotros la vida. Lo más importante debe de ser el amor… 
 
 En efecto. Con mi mujer vivo una constante luna de miel. Y eso se traslada a la bioquímica de mi cuerpo. El cerebro es una máquina de mezclar pócimas de amor, provista con un arsenal de neuroquímicos y hormonas. Cultivo emociones elevadas, como la alegría o el amor, y eso afecta no solo a la salud de mis células, sino a su esperanza de vida. Y cuando se enfadan con su mujer, ¿qué hacen? 
 
 Hace tiempo tomamos la costumbre de reconectar en silencio el uno con el otro mediante el contacto físico (que se toquen nuestras manos, o brazos; o aunque solo sean las rodillas) en lugar de discutir sobre quién tiene razón. Sin importar lo mal que nos sentimos, hay que sentarse juntos sin hablar ni discutir para conectar a un nivel más profundo que el de las palabras. Con mi mujer olvidamos los detalles de la pelea, entramos en contacto el uno con el otro y las cosas se tranquilizan. Usted sufrió un calvario cuando se atrevió a afirmar que no estamos determinados por nuestros genes. 
 
 En aquel entonces, hace 40 años, mis colegas científicos me tildaron de “loco”. Hoy en sus clases enseñan lo que yo descubrí, dicho sea con modestia. Y me dicen: “Bruce, ¿cuándo vas a descubrir algo nuevo?”. De todos modos, lo mejor que pude hacer fue salir de aquella comunidad científica. Aún hoy, desafortunadamente, hay muchos intereses de las compañías farmacéuticas que controlan la investigación. A las farmacéuticas no les interesa investigar las posibilidades que el propio cuerpo tiene de curarse... 
 No pueden colocar la energía en una pastilla; no hay nada tangible para vender. Los doctores te dicen: “Toma esa pastilla”; pero no te suelen decir: “Cambia de estilo de vida”. La mayoría de nuestras enfermedades proviene del estilo de vida. Toquemos madera, pero llegará el día en que enfermará y morirá. ¿Le da miedo la muerte? 
 
 El día que muera, si me permite la broma, habrá otro Bruce H. Lipton. O sea, cree usted en la reencarnación. 
 
 En un cien por cien. Pero usted es un científico. 
 
 Le doy la explicación científica. Nuestras células tienen identidad propia. En cada célula hay unas antenas pequeñas, receptores. Los de usted son diferentes de los míos. Hay un show de televisión, como si dijéramos, que se emite desde un lugar que no es mi cuerpo. Mi identidad, mis receptores, captan esta señal que viene de fuera. Cuando naces, eres como una televisión en la que empieza “el show de Bruce H. Lipton”, o “el show de Gaspar Hernández”. Pero cuando mueres, el show no termina. Solo deja de funcionar la televisión. Cuesta de creer… 
 
 Si colocamos algunas de nuestras células a decenas de kilómetros de nosotros, captan exactamente el mismo show. Que no procede de nuestro cuerpo.

"No debemos dejarnos sabotear por el subconsciente"

Entrevista a Bruce H. Lipton ¿Hasta qué punto usted se aplica sus teorías? Hasta el punto de que hace más de 40 años que no voy al...

Read More
Entrevista a Jean-Pierre Garnier Malet: Padre de la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo.    Su teoría ¿está avalada por la ciencia? 
 
 
 La respetada revista American Institute of Physics de Nueva York y su comité científico la han validado publicándola en el 2006 porque es una teoría que ha permitido, primero, prever, y luego, explicar la llegada de planetoides al sistema solar. ¿Quiere que le explique para qué sirve la ley del desdoblamiento del tiempo? 
 
 Sí, pero sencillito. 
 
 
 Tenemos dos tiempos diferentes al mismo tiempo: un segundo en un tiempo consciente y miles de millones de segundos en otro tiempo imperceptible en el que podemos hacer cosas cuya experiencia pasamos luego al tiempo consciente. 
 
 ¿Y todo eso sin enterarnos? 
 
 
 Exacto. Tengo una síntesis instantánea de un análisis que he realizado en otro tiempo aunque no tenga la memoria de ello. 
 
 ¿Así funciona el tiempo? 
 
 
 Sí, en cada instante presente tengo un tiempo imperceptible en el cual fabrico un futuro potencial, lo memorizo y en mi tiempo real lo realizo. 
 
 ¿? 
 
 
 Tenemos la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en nuestro cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible. 
 
 ¿Como en el cine, que sólo vemos 24 imágenes por segundo? 
 
 
 Sí, la número 25 no la vemos, es subliminal. En publicidad se ha utilizado ese tipo de imágenes para influir con éxito en nuestro comportamiento, lo que ha mostrado que lo subliminal es accesible a nuestra memoria. El desdoblamiento del tiempo ha sido probado científicamente y la teoría ha dado justificaciones a escala de partículas y a escala de sistema solar. 
 
 Tenía entendido que las leyes de la cuántica no se aplicaban a las cosas grandes. 
 
 
 El fenómeno del desdoblamiento del tiempo nos da como resultado el hombre que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real. 
 
 ¿Nuestro otro yo cuántico crea nuestra realidad? 
 
 
 Podríamos decir que entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. En física se llama hiperincursión y está perfectamente demostrada. 
 
 ¿Estoy desdoblada como la partícula? 
 
 
  Sí. Y sabemos que, si tenemos dos partículas desdobladas, ambas tienen la misma información al mismo tiempo, porque los intercambios de energía de información utilizan velocidades superiores a la velocidad de la luz. ¿Conoce el principio de los gemelos de Langevin? 
 
 No. 
 
 
 En los años 20, Paul Langevin demostró que si un gemelo viajaba a la velocidad de la luz, envejecía menos que el que se quedaba quieto. A Langevin no le creyeron. Hubo que esperar 50 años: en 1970, gracias a los relojes atómicos, se comprobó esa ley. 
 
 Entonces, en ese tiempo imperceptible pasó mucho tiempo. 
 
 
 Exacto: si puedo viajar a velocidades prodigiosas, un microsegundo se convierte en un día entero. Cuando regreso, no sé si me he ido, puesto que he estado ausente un microsegundo. 
 
 Estupenda propiedad, ¿pero quién es el que viaja?, ¿yo? 
 
 
 Existe otra propiedad conocida en física: la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía). Somos a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias. 
 
 ¿Y cómo asimilamos esa información? 
 
 
 En el sueño paradoxal, cuando estamos más profundamente dormidos y tenemos nuestra máxima actividad cerebral, se da el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y es ese intercambio el que le permite arreglar el futuro que ha creado durante el día, lo que hace que al día siguiente su memoria esté transformada. 
 
 Vaya. 
 
 
 El intercambio se realiza a través del agua del cuerpo. Ese intercambio de información permanente es el que crea el instinto de supervivencia y la intuición. 
 
 ¿Fabricamos potenciales por medio de nuestro pensamiento? 
 
 
 Así es. Si por ejemplo pienso en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede sufrirla usted u otro. De manera que la conclusión es: "No pienses en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran en hacerte a ti". No es una ley moral ni filosófica, es una ley física. 
 
 Es difícil controlar el pensamiento. 
 
 
 De día, mucho; pero justo antes de quedarnos dormidos tenemos un minuto, y basta con que durante ese minuto controlemos: esa es la manera de conectar con esa parte energética, llamémosla el doble, para pedirle que solucione los problemas. 
 
 ¿Es como una oración? 
 
 
 No: es una relación, y hay que dejar totalmente las riendas al otro; las noches están para eso. La noche no sólo permite borrar potenciales no deseados, sino que también nos guía los pensamientos del día siguiente. 
 
 Fuente: La Vanguardia.

"Nosotros, como el tiempo, también nos desdoblamos".

Entrevista a Jean-Pierre Garnier Malet: Padre de la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo. Su teoría ¿está avalada por la ciencia? La...

Read More
Lleva años defendiendo que podemos llegar a controlar nuestra mente y la realidad.  
 La mente determina la experiencia exterior, porque todo se reduce a campos de energía, de modo que nuestro pensamiento altera constantemente nuestra realidad. Es posible cambiar circunstancias de la realidad si sabemos cómo . 
 
 Pues debo de ser muy torpe.  
 Si sostiene los mismos pensamientos, si lleva a cabo las mismas acciones y vive con los mismos sentimientos y emociones, su cerebro y su cuerpo seguirán igual; pero cada vez que aprende algo establece nuevas conexiones que cambian físicamente su cerebro. 
 
 Nos pasamos la vida aprendiendo.  
 No todos. Aun así, aprender no es suficiente. Has de aplicar lo que aprendes, y cuando empiezas a experimentar las emociones de esa experiencia, entonces literalmente das nuevas señales a tus neuronas y creas nuevas sinapsis: a eso se le llama evolución. 
 
 Si fuera tan sencillo...  
 Siempre estamos creando un futuro, lo que pasa es que solemos crear el mismo, reafirmamos nuestra personalidad. Vivimos dirigidos por una serie de pensamientos, conductas y reacciones emocionales memorizados (temor, culpabilidad, falta de autoestima, enfado, prejuicios...) que son muy adictivos y que funcionan como programas informáticos instalados en el subconsciente. 
 
 ¿Dónde está el cambio?  
 En ser más grande que las circunstancias de tu vida. O somos las víctimas de nuestra realidad o los creadores. 
 
 Suena a autoayuda.  
 Si analizamos grandes personajes de nuestra historia, vemos que todos ellos pensaron e imaginaron un futuro el suficiente número de veces como para que su cerebro cambiara literalmente, hasta el punto de que sentían esa experiencia deseada como si ya hubiera sucedido. 
 
 Primero crearon el cambio en ellos.  
 Cambiar significa ir más allá del entorno, el cuerpo y el tiempo. Podemos hacer que el pensamiento sea más real que cualquier otra cosa, y lo hacemos a diario: si estamos conduciendo por una carretera pero concentrados en nuestro pensamiento, no vemos la carretera, no sentimos nuestro cuerpo y no sabemos cuánto tiempo ha pasado. Ese estado es el que utilizamos para crear. 
 
 Absortos en la emoción.  
 Pero la mayoría de las personas están pensando en sus problemas en lugar de pensar en las posibilidades. 
 
 Pero pensar en algo no lo hace real.  
 Una vez tenemos una visión, nuestro comportamiento debe responder a las intenciones. La mente y el cuerpo deben trabajar juntos. Tenemos que escoger de manera distinta de como hemos escogido para que pueda suceder algo nuevo. Si quiere crear una nueva realidad personal, tiene que, literalmente, convertirse en otra persona. 
 
 ¿Cómo?  
 Mediante un programa de meditación desligada de misticismos que pretende que el cerebro y el cuerpo no respondan de forma predecible. Se trata de que se convierta en una habilidad, de abrir la puerta del sistema operativo, de todos esos programas subconscientes donde realmente ocurre el cambio. 
 
 Pongamos, por ejemplo, la ansiedad...  
 El escáner de alguien con ansiedad o con depresión es el mismo: el cerebro empieza a segregar química como si eso que teme la persona estuviera sucediendo, y con el tiempo esa química se convierte en adictiva. 
 
 ¿Cómo salir del bucle?  
 Meditación significa familiarizarse con. Si haces conscientes tus pensamientos y tus hábitos automáticos y observas las emociones, empiezas a objetivizar tu mente subconsciente. Si te familiarizas con los aspectos de ti mismo que crean la ansiedad (o lo que quieras cambiar), durante la vigilia observarás cuándo empiezas a sentirte de esa manera y serás capaz de cambiarlo. 
 
 ¿Y a partir de ahí?  
 ... Si decides quién quieres ser, cuál es el gran ideal de ti mismo, qué pensamientos quieres tener, qué conductas quieres demostrar, qué emociones quieres experimentar; si te recuerdas cada día quién ya no quieres ser y quién quieres ser y empiezas a pensar en nuevas formas de ser, cuanto más pienses en ello y más lo planifiques, más estás instalando los circuitos en el cerebro. 
 
 Cuanto más te observes a ti mismo, menos serás tú mismo.  
 Exacto. Si podemos enseñar al cuerpo a confiar en el futuro y vivir en la alegría, creamos nuevas conexiones. Una atención clara y una emoción elevada cambian el destino. Pero requiere disciplina. El simple pensamiento positivo no funciona, porque la negatividad está instalada en el subconsciente. Los cambios verdaderos consisten en ser consciente de tus reacciones inconscientes. 
 
 ¿Y qué dicen sus colegas?, ¿le tratan de esotérico, chiflado...?  
 Hay una división intelectual: tengo colegas que defienden teorías similares a las mías y somos tan científicos como los que defienden modelos más convencionales. Pero yo propongo que se pruebe y se juzgue.   Fuente: Entrevista a Joe Dispenza. La Vanguardia.

"Si quieres otra realidad, debes convertirte en otra persona".

Lleva años defendiendo que podemos llegar a controlar nuestra mente y la realidad. La mente determina la experiencia exterior, porque...

Read More
bottom of page