Presentación1.jpg

Testimonio: "Gracias, Esclerosis Múltiple".


"Mi nombre es Fernando Roldán, tengo 41 años y soy profesor.


Cuando me trasladé de ciudad hace siete años tuve mi primer brote. El primer síntoma fue hormigueo en la planta de los pies. Luego vinieron el cansancio, los mareos, la debilidad en las piernas y la inestabilidad para caminar. Los médicos no encontraban la causa y mi estado iba a peor. Eran interminables las visitas a Urgencias. Me agotaba sin hacer apenas nada, no coordinaba bien mis movimientos, me faltaba equilibrio y mi pierna izquierda comenzaba a doler y a tener rigidez.


Después de muchas pruebas y de peregrinar por distintos hospitales, tras una resonancia magnética fui diagnosticado de Esclerosis Múltiple en el año 2011. Fue muy duro recibir esta noticia, pensé que acabaría en una silla de ruedas, que sería una carga para mi mujer y que mi hijo de apenas 8 años pronto me vería como a un anciano.


Probé muchas terapias distintas y muchos tratamientos, algunos innovadores, sin ningún resultado. Mi hermano me habló de la Biodescodificación, algo que jamás había oído. También me habló de una terapeuta en la materia de la que tenía buenas referencias. Fue así como llegué a la consulta de Helena Fernández Brioso, sin demasiadas expectativas, psicológicamente muy hundido y andando con mi bastón.


Esto fue en Septiembre de 2015. Una vez que comencé a entender el porqué y el para qué de mi enfermedad y a realizar distintos trabajos dirigidos a sanar el origen de la misma y los conflictos que se encontraban en la base, empecé a notar mejorías. Hoy puedo decir que no he vuelto a tener más brotes y que camino, subo y bajo escaleras y hago todo sin la ayuda del bastón. Voy a rehabilitación para recuperar mi tono muscular y puedo hacer por mí mismo todo lo que antes no podía. Ahora tengo una visión muy diferente de la enfermedad, incluso de la vida…


He querido compartir mi experiencia para dar esperanza a todas las personas que sean diagnosticadas de EM, así como a sus familiares y amigos. Que no piensen que no tiene cura, que no crean todo lo que dice la medicina tradicional. Lo he vivido y lo vivo en carne propia y hablo desde el corazón, con la única intención de que mi caso pueda servir de ayuda.


Quiero dar las gracias a mi hermano, que me descubrió esta magnífica y, a veces, sorprendente terapia; a mi mujer, que me ha apoyado en todo momento sin flaquear; a todos los amigos que supieron estar ahí y, por supuesto, a Helena, magnífica terapeuta y ahora amiga, por su calidad profesional y humana; creo que nunca podré darte suficientemente las gracias, estimada amiga. También agradecer a la Esclerosis Múltiple, aunque pueda sonar raro, por todo lo que me ha enseñado acerca de mí mismo y de la vida. ¡Gracias, Esclerosis Múltiple!


Espero que mi testimonio pueda ayudar a muchas personas."

Entradas Destacadas

¡Bien! Mensaje recibido

Consultas Presenciales y Online, estés donde estés.

Únete a mi lista de correo

Síguenos en Facebook