Presentación1.jpg

Testimonio: "¡Ahora Podemos Vernos!"


Llegué a la consulta de Helena porque tenía que tomar una decisión y no sabía para dónde tirar. Mi relación de pareja de muchos años estaba al borde de la ruptura y no sabía cómo evitarlo, ni siquiera sabía ya si lo quería evitar, pues estaba agotada. Sin conocer demasiado de esta terapia acudí con mi árbol genealógico en el bolso.


Fue impresionante ver las conexiones que había entre mi árbol y el de mi compañero. Cuando llegué a casa se lo conté a él. Me escuchaba con cierto escepticismo, pero a medida que avanzaba en el análisis se fue interesando cada vez más y más. Al día siguiente me dijo que él también quería ir.


Iniciamos así una serie de consultas individuales, otras conjuntas, en las que fuimos descubriendo cada vez más cosas, entendiendo por qué habíamos tenido tantos conflictos, sanando heridas de la infancia, muchas de ellas comunes, liberando vínculos con ancestros...


Después de cada consulta individual, el otro estaba impaciente por saber cómo había ido. Fuimos experimentando cambios, al principio sutiles, pero cuando nos dimos cuenta y echamos la vista atrás, la relación se había transformado.


Éramos y somos los mismos, pero nos vemos y nos percibimos de distinta forma. Nos miramos el uno al otro desde el corazón… ¡Ahora podemos vemos!... El amor que parecía haber desaparecido, se ha instalado con mayor fuerza que nunca.


La relación se ha fortalecido y ahora tiene un sentido, algo difícil de explicar, pero anteriormente carecía de este sentido, qué, tanto él como yo, notamos que nos une firmemente para caminar juntos en la vida.


¡Es la mejor decisión que podíamos haber tomado!


Te damos las gracias Helena, por haber abierto nuestros ojos y nuestros corazones.


¡Te recordaremos siempre!


L. S. y A. G. (Cádiz).

Entradas Destacadas