Presentación1.jpg

¿Victimismo o Responsabilidad? ¡Tú eliges!


Hay dos mundos antagónicos en los cuales las personas podemos elegir vivir: uno es el Victimismo; el otro, la Responsabilidad. La elección de uno u otro lugar, de una u otra mirada, es esencial, pues lo cambiará todo y determinará nuestra vida.


Vivir desde el Victimismo supone culpar a otros de todo lo malo que nos sucede: los padres, la pareja, los compañeros de trabajo, los amigos, el jefe, los políticos, el cuñado, la suegra… la lista es interminable. Cuando desde esta posición victimista la persona se queda sin culpables, recurrirá a conceptos abstractos, como la mala suerte, Dios, el demonio o el Universo. La cuestión es que sitúa siempre fuera de sí misma la causa de sus desdichas, deformando la realidad, lo que lleva a que no se responsabilice de su vida, ya que todo proviene de factores externos, por lo que nada puede hacer para cambiar o mejorar. Es culpa de los demás. Se quedará en la queja, la crítica, el lamento, el reproche, el chantaje emocional y la excusa, permaneciendo en un sempiterno estado infantil, acusatorio, defensivo y, en definitiva, pasivo.

Vivir desde la Responsabilidad significa tomar las riendas de tu vida. Situar la causa de lo que sucede dentro de ti. Saber que eres parte del problema y, por lo tanto, ¡también de la solución! ¿No es esto fantástico? Es entonces cuando afloran todas las capacidades que llevas dentro, todos tus recursos, todo tu potencial. Te conviertes en una persona creativa, lúcida, que busca la raíz del problema para encontrar soluciones, que pasa a la acción… Y esto está en consonancia con la Vida, que es dinámica, es movimiento, es cambio constante. Este es un enfoque poderoso, que te llena de energía, de vitalidad, de fortaleza. Cambias la forma de ver la vida y consecuentemente, la vida que ves, cambia. Se trata, finalmente, de evolucionar, trascender y adquirir un nuevo nivel de conciencia. Ese que nos convierte en adultos plenos.


Muchas veces existirán factores externos sobre los que no tendremos ningún control y que nos afectarán y condicionarán. Pero siempre podremos elegir hacer algo, que sí está bajo nuestro control y depende de nosotros: nuestra actitud personal , que será muy distinta si vivimos desde el victimismo o desde la responsabilidad, ya que nuestro mundo interior y la forma en que vemos y sentimos la Vida, será también muy distinta. Desde la responsabilidad podremos trazar nuestro propio camino.


Tú decides el papel que desempeñas en tu vida. Puedes ser víctima de la situación o protagonista de tu existencia. ¡La elección es tuya!



Helena Fernández Brioso.

Especialista en Biodescodificación. BioNeuroEmoción®. Psicosomática Clínica y Humanista.

Máster en Inteligencia Emocional e Intervención en Emociones y Salud.

Psicología Positiva y del Bienestar.

Máster en PNL & Experta en Coaching. Hipnosis. PSYCH-K®.

Experta en Par Biomagnético.

Entradas Destacadas