Testimonio: Cáncer de mama.



Mi nombre es Rocío y con 43 años fui diagnosticada de un carcinoma ductal infiltrante. En ese momento sentí que el suelo se hundía bajo mis pies, hasta dejé de oír lo que el médico me decía, era como si me encontrase con la cabeza bajo el agua y con un fuerte sentido de irrealidad, una sensación difícil de explicar.

No podía creer que esto me estuviese pasando a mí, salí de la consulta junto a mi marido y cuando pude reaccionar todo eran preguntas sin respuesta y miedo, mucho miedo.


Soy una apasionada de las nuevas terapias, sobre las que llevaba tiempo informándome por pura curiosidad, especialmente de la Biodescodificación.

Cuando logré reaccionar y antes de someterme a ningún tratamiento médico, pensé que no podía ser casual todo lo que había escuchado y leído en Internet antes de mi diagnóstico, por lo que decidí inmediatamente que quería una consulta de Biodescodificación.


La primera consulta que tuve con Helena Fernández Brioso fue sencillamente espectacular. Entendí el sentido que tenía mi enfermedad, entendí lo que había venido a enseñarme y tras un trabajo en esta primera sesión logré eliminar el miedo que sentía.


Seguí asistiendo a consultas semanales con Helena, trabajamos con intensidad el origen de mi conflicto y fuimos hacia atrás en el tiempo trabajando otros conflictos anteriores que yo había tenido y que tenían que ver con este último y con la aparición de la enfermedad.


Al cabo de dos meses me realizaron nuevas pruebas y mi tumor se había reducido a menos de la mitad. Seguí trabajando con Helena, lo miramos todo, lo tratamos todo en profundidad, sin dejar un cabo suelto.


A día de hoy el cáncer ha desaparecido por completo, mi médico dice que tendremos que seguir atentos, pero que ha habido una “remisión espontánea”.


Estoy curada y me siento también una nueva mujer. Mi percepción de la vida, de mi entorno y de mí misma es ahora muy distinta a la que tenía antes. ¡He comprendido tantas cosas! Es como si hubiera vuelto a nacer y de hecho creo que así ha sido, pues ahora soy una nueva persona, con mucha más conciencia de mí, de la vida, de todo.


Mi eterno agradecimiento a ti, Helena. Desde el primer momento supiste conectar con mi interior, con mi alma, y yo pude sacar todos los recursos que tenía dentro de mí sin saberlo y así poder sanar.

Ha sido una experiencia increíble desde el principio hasta el final y no puedo tener más que palabras de inmenso agradecimiento para ti… Es tanto lo que quisiera decirte, que no lo pueden abarcar las palabras... Gracias por tu humanidad, por tu profesionalidad, por tu dedicación, por tanto bien como me has hecho, por tanto como he aprendido contigo....


Ahora me siento conectada a la Vida, como tú dices, Vida con mayúscula.


¡Gracias, querida Helena! ¡GRACIAS!!!



Rocío Blasco Hernández. - Sevilla -


Entradas Destacadas

¡Bien! Mensaje recibido

Consultas Presenciales y Online, estés donde estés.

Únete a mi lista de correo

Síguenos en Facebook
Archivo