Presentación1.jpg

Testimonio: Recordar para Sanar.


Tengo 34 años y he sufrido episodios de ansiedad desde muy pequeña. Acudí a psiquiatras y psicólogos, pero nunca resolví mi problema. Además, siempre he tenido pánico a las relaciones sexuales. Con las parejas que he tenido esto siempre fue difícil, pues al miedo que sentía se unía mucho dolor al realizar el coito. También, pese a mi edad, tenía miedo a la oscuridad y dormía con una luz encendida.


Por estos motivos acudí a la consulta de Helena. Ella me hizo muchas preguntas, entre ellas si había sido víctima de abusos sexuales en la infancia. Le respondí que no, que mi niñez había sido muy buena. A partir de aquella primera consulta, comencé a tener sueños extraños, imágenes sin demasiado sentido, pero que me hacían despertar empapada en sudor y con mucha angustia.


Helena me propuso hacer una regresión a la infancia y ahí fue donde apareció lo que durante tantos años había sido borrado de mi memoria.


Fui abusada sexualmente por mi abuelo desde los cuatro a los once años de edad. Comenzó con tocamientos mientras me tenía sentada en sus rodillas en la mesa camilla, ¡delante de mi abuela! Después fue a más, hasta llegar a entrar en mi habitación y violarme tapándome la boca y diciéndome que si lo contaba nadie me creería, me tomarían por loca y me encerrarían, que tenía que saber guardar secretos.


Fue espantoso este descubrimiento para mí, aunque profundamente sanador. Me liberé de algo que me torturaba sin yo saberlo desde hacía tanto tiempo, de la culpabilidad que escondía dentro de mí, de mi desconfianza hacia los demás, de mi problemática con el sexo y del miedo y la ansiedad que sentía sin motivo aparente.


El trabajo continuó después, hasta llegar a comprender todo e integrarlo, sin rencor ni resentimiento. Hoy me siento una persona nueva.


Quiero, desde aquí, animar a todas las personas que han pasado por esto a que sean valientes y sanen esa herida, pues, aunque no lo creamos, interfiere mucho en nuestras vidas, en nuestras relaciones y en nuestro bienestar. ¡Ojalá mi testimonio ayude!


Mi agradecimiento a Helena Fernández Brioso, que supo en todo momento guiarme con maestría, sensibilidad y delicadeza en todo mi proceso.

Marina V. R. (Granada)

Entradas Destacadas

¡Bien! Mensaje recibido

Consultas Presenciales y Online, estés donde estés.

Únete a mi lista de correo

Síguenos en Facebook