La Importancia de una Pregunta.


El modo de hacernos preguntas sobre aquello que ocurre en nuestra vida lo cambia sustancialmente todo. Si nos preguntamos “¿POR QUÉ?”, esta pregunta nos conduce irremediablemente al egocentrismo y, por ende, al victimismo. Nos deja a merced de “fuerzas superiores” frente a las que poco o nada podemos hacer, a interpretar todo como “problemas” y a sentirnos impotentes.


Sin embargo, si nos preguntamos “¿PARA QUÉ?”, el destino inexorable de esta pregunta es la responsabilidad, la comprensión y entonces los problemas se convierten en oportunidades, en retos. Desde ahí podemos tomar las riendas de nuestra vida, ser los verdaderos protagonistas, descubrir el sentido oculto de cada acontecimiento y el aprendizaje que se nos regala detrás de cada experiencia, sea ésta la que sea.

Entradas Destacadas

¡Bien! Mensaje recibido

Consultas Presenciales y Online, estés donde estés.

Únete a mi lista de correo

Síguenos en Facebook
Archivo