Presentación1.jpg

Toma las riendas de tu vida.


Quien se aferra a su rol de víctima no puede transformarse. En la terapia no es posible ayudar a quien se lamenta: “Ay, pobre de mí, cuántas cosas me han pasado”. De esa forma, permanece prisionero de su papel de víctima. Mientras que si dice: “Sí, así fue. Aprendí algo de todo eso y pude sacar fuerzas y le saco provecho”, se convierte en un sujeto activo. Entonces sí podrá dejar atrás aquello que sucedió.

- Bert Hellinguer -

Entradas Destacadas

¡Bien! Mensaje recibido

Consultas Presenciales y Online, estés donde estés.

Únete a mi lista de correo

Síguenos en Facebook