Aceptación.


No aceptar lo que te rodea y lo que te sucede es la causa de tu sufrimiento.

Aceptar no es conformismo, tampoco resignación, éstas son estrategias del ego que te mantienen en el malestar, el desasosiego y el abatimiento.

ACEPTAR implica una profunda comprensión de que todo lo que sucede es perfecto y necesario. Cuando conquistas esa inmensa comprensión puedes sentir paz interior y comprobar cómo aquello que antes te generaba sufrimiento ya no tiene poder sobre ti y desaparece de tu vida. Dejas de resistirte a lo que es y a querer cambiar la realidad exterior para acomodarla a tus pretensiones egocéntricas y fijas la atención en tu realidad interna, el único lugar donde realmente puedes hacer cambios que, finalmente, se manifestarán fuera de ti.

Será tu propia experiencia personal, al ver los resultados, la que te permitirá comprobar el gran poder de la aceptación.

Cuando sufras, pregúntate, ¿Qué no estoy aceptando? Este es el camino de la transformación, del despertar de la consciencia y de tomar contacto con tu parte espiritual.

Entradas Destacadas

¡Bien! Mensaje recibido

Consultas Presenciales y Online, estés donde estés.

Únete a mi lista de correo

Síguenos en Facebook
Archivo