Presentación1.jpg

LO ESENCIAL


Si tuviera un hijo y tuviera que explicarle algo de lo poco que he aprendido en ésta vida, intentaría hacerlo más o menos así: 1- Persigue tus sueños. No importa si los consigues o no. Lo que importa es que luches por ellos, porque de tus sueños obtendrás siempre una fuente inagotable de motivación y de pasión por la vida. Y en esa lucha surgirán otros muchos objetivos que ni siquiera formaban parte del plan inicial. Se te irán así abriendo nuevos horizontes. 2.- Todo empieza por uno mismo. Conócete, acéptate y quiérete como eres. A partir de ese momento podrás construir una vida plena y podrás aceptar y querer a los demás y comprender mejor el mundo en el que vives. También mejórate en lo que puedas. Somos tan imperfectos que, si eres sincero y te observas con atención, te darás cuenta de que ésta es una tarea infinita. 3- Vive con autenticidad, cuestiona los dogmas y trata de que tu pensamiento sea tuyo y sea libre. Sé quien tú realmente eres, sin temores. Cuanto más auténtico y libre seas, más lo será todo cuanto te rodea.

4- Sonríe, sonríe siempre que puedas. Y ríete de ti mismo a la menor ocasión. Te dará perspectiva y descubrirás que la mayor parte de las cosas que te suceden no son tan serias, ni tú eres tan importante. 5- La vida hay veces que interpretamos que golpea duro. Levántate siempre, una, otra y otra vez. No permitas que nada ni nadie te detenga. Las caídas no podrás evitarlas, pero sí dependerá de ti que te levantes. Cada vez que lo hagas serás más fuerte. 6- No te dejes atrapar por el miedo. Yoda tiene razón: "El miedo camino hacia el lado oscuro es". Vive. Decide. Arriesga. Puede que no sepas lo que hay al otro lado de la puerta, pero muchas veces lo importante no será lo que haya, sino reunir el valor necesario para descubrirlo. 7- Disfruta intensamente de todo lo que te rodea. La vida no está repleta de grandes momentos, pero sí de pequeñas cosas que siempre estarán a tu alcance. Que ninguna preocupación te distraiga tanto como para no sentir el viento en la cara y saborear el milagro de estar vivo. 8- No te dejes llevar por el ruido que no conduce a ninguna parte. No serás más feliz por tener una casa más grande ni un coche más lujoso. Son sólo cosas que llenan vacíos de forma momentánea y que regresan antes de que venza la garantía. No dejes vacíos en tu interior que tengas que llenar, dentro de ti tienes la suficiente música como para no oír esos ruidos. 9- Los demás no son idiotas, ni tú tan listo como crees. Más de una vez meterás la pata o te descubrirás a ti mismo haciendo o diciendo estupideces. Esto no sucede por influjo de la luna o por designio divino, sino porque hasta los más inteligentes pueden ser estúpidos a tiempo parcial. No te preocupes demasiado. Aprende de ello. 10- Te darás cuenta de lo importantes que son el amor y la amistad. No te quedes solo. Es junto con los demás, compartiendo, como se crece y como todo adquiere significado. Desde el amor encontrarás siempre las respuestas. 11- También es fundamental que aprendas a estar bien contigo como única compañía. Es señal de salud mental, de poseer una vida interior rica y de que dentro de ti no hay ecos oscuros que te hacen huir. La huida de uno mismo siempre tiene consecuencias nefastas. 12- Aprende a perdonarte, a perdonar y a decir adiós a quien no quieras que continúe en tu vida. Pero no guardes odio o rencor, sólo conseguirás hacerte daño y perder mucho tiempo. Y no seas cruel. Todo el mal que hacemos nos es devuelto, corregido y aumentado, a través de un proceso que no tiene nada de alegórico ni de sobrenatural: Ese daño viaja con nosotros hasta que nos pudre por dentro. 13- No seas severo juzgando a los demás. Si te pones en el lugar del otro, aunque sólo sea un instante, todo adquiere una tonalidad distinta. Bajo ese prisma descubrirás que las cosas no son lo que tú creías, porque desconocemos las motivaciones de los demás. La realidad es muy compleja y no suele admitir explicaciones banales. 14- El objetivo esencial es ser feliz. Pero lo incumplimos casi metódicamente. Trata de rodearte siempre de personas positivas y cuida de que tus pensamientos también lo sean. Verás que tener una actitud positiva y optimista ante la vida es el abono perfecto para que todo pueda ir bien. Porque incluso cuando no sea así, sabrás ver el lado positivo y advertirás que todo sucede por alguna razón. Aunque a veces, será tiempo después cuando comprenderás su verdadero significado. No busques la felicidad fuera, está en tu interior. 15- Habrá alguien que te acompañará todo el camino y serás tú mismo. Actúa siempre de manera que viajes con la conciencia tranquila. Será tu más valioso equipaje durante todo el trayecto. Seguro que lo haces mejor que yo. Que tengas un largo y feliz viaje.

Helena Fernández Brioso. (Noviembre de 2007)

Entradas Destacadas

¡Bien! Mensaje recibido

Consultas Presenciales y Online, estés donde estés.

Únete a mi lista de correo

Síguenos en Facebook