Terapia Transgeneracional.

"Tener un árbol genealógico y no estudiarlo, es como tener un mapa del tesoro y no ir a por él."
 
ALEJANDRO JODOROWSKY.

No sólo heredamos el color de los ojos, del pelo o rasgos de carácter. También heredamos una maraña de historias, unas que calificamos como positivas, otras como negativas, y que pueden influir y, en ocasiones, determinar nuestra vida.

 

Son esas historias negativas, esos conflictos no resueltos, los que estudia la Psicogenealogía, concepto creado por Anne Schutzenberger, psicoanalista, psicodramatista y pionera en Francia de este enfoque.

 

Se trata de los dramas y duelos no resueltos que fueron silenciados en el entorno familiar. Esos secretos de familia se transmiten a lo largo de las generaciones y, hasta que no son desvelados, la historia se repite. La mayoría no están relacionados con episodios recientes y para encontrarlos hay que remontarse lejos en el tiempo.

 

La Psicogenealogía surgió para "poner luz" sobre esos acontecimientos que siguen “presentes” en el inconsciente familiar y que surgieron a partir de situaciones consideradas vergonzosas en el momento en que ocurrieron. 

Su creadora, Anne Ancelin Schützenberger, explica que, por tratarse de situaciones terribles, como alguien que mató o fue matado; el estar preso; una bancarrota financiera; violaciones o incestos, nadie se atrevió a hablar de ellas, y menos aún a comentarlas de una generación a otra.

 

Schutzenberger utiliza con sus pacientes como método terapéutico el del genosociograma (árbol genealógico que construyen en sesión paciente y terapeuta y donde se inscriben los datos e información de la familia). El genosociogra es una representación del inconsciente familiar.

 

No obstante, podemos decir que quien inaugura el enfoque transgeneracional es Sigmund Freud, en "Tótem y tabú", cuando se refiere a la transmisión de generación en generación a través del inconsciente.

 

Este trabajo terapéutico permite que emerjan sentimientos y emociones que estaban en la oscuridad, sanando, de esta forma, los lazos que unen a la persona con sus ancestros. Permite comprender e integrar lo ocurrido y los escenarios donde los sucesos tuvieron lugar, con el objetivo de poner luz y de encontrar los orígenes y la explicación a sucesos del aquí y ahora de la persona.

 

Es frecuente encontrar a personas que, de forma repetitiva, tienen problemas económicos. O bien relaciones conflictivas, por ejemplo, con la pareja, y estos conflictos se repiten con mayor o menor exactitud aunque se cambie de pareja. En no pocas ocasiones, esto es debido a que nos enfrentamos a un reto que algún antepasado nuestro no supo gestionar adecuadamente en su propia vida. Inconscientemente, y por los lazos de la fidelidad familiar invisible, repetiremos sus patrones, nos veremos viviendo historias similares e, incluso, cometeremos los mismos errores. Sólo la toma de conciencia, poderosa luz que ilumina nuestro árbol y nuestra vida, nos permitirá trascender la historia y hacer sanar y hacer evolucionar a nuestro árbol, a la vez que evolucionamos y nos sanamos nosotros mismos, siendo entonces libres para vivir nuestra verdadera vida.

 

Dice Anne Schutzenberger que lo que no se ha podido poner en lágrimas, ni en palabras, se expresa después en dolores, por falta de palabras para decirlo. En los silencios está la clave del árbol. Callamos por el bien de los demás y esto se convierte en sus enfermedades y en sus dificultades. Somos menos libres de lo que creemos, pero tenemos la posibilidad de conquistar nuestra libertad y de salir del destino repetitivo de nuestra historia.

 

El Transgeneracional es la información que el inconsciente biológico guarda y que el clan familiar transmite de generación en generación, para que un conflicto se pueda resolver en generaciones posteriores.

 

Es el momento de leer nuestra novela familiar, nuestro árbol genealógico, ese mapa del tesoro a que se refiere Alejandro Jodorowsky. Conozcamos y agradezcamos esas "cargas" heredadas, pues en ellas se encuentra la llave de la sanación, de la evolución y de la liberación.

 

 

 

"Hasta que lo inconsciente no se haga consciente,

el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida

y tú lo llamarás destino".

 

Carl Jung.