La Medicina Energética China y La Psicosomática Clínica. 

  • La observación de la naturaleza y las constataciones de numerosos investigadores, sabios, y médicos a lo largo de los siglos llevan a la evidencia de una energía interior -llamada “Chi” o “Qi”- cuyas cualidades condicionan nuestro estado de salud. Esta energía circula por todo el organismo a través de unos trayectos muy precisos, a lo largo de caminos particulares -llamados meridianos-, unos superficiales  (a nivel de la piel) y otros más profundos, bajo la piel, en el interior del cuerpo. Así, todas las partes del organismo están inmersas en esta energía circulante.

 

  • Existen catorce meridianos principales. Los dos primeros son únicos y se sitúan a lo largo de la línea media del cuerpo, uno por delante y otro por detrás. Los otros doce meridianos son bilaterales, y se distribuyen por toda la superficie del cuerpo, a un lado y otro de la línea media. Estos últimos meridianos representan cada uno un órgano preciso, como el riñón, el hígado, el pulmón, el corazón, el intestino grueso, etc.

 

  • A nivel de la fisiología energética, nuestro estado de  salud está estrechamente ligado a la cualidad de esta energía. Así, antes mismo de la aparición de los síntomas, los practicantes pueden evidenciar ciertas carencias energéticas o, por el contrario, ciertos excesos. Existen distintas técnicas para facilitar la circulación energética y mejorar la calidad de esa energía.

 

  • Podemos afirmar lo siguiente: cuando un meridiano está saturado de energía, puede presentar uno o varios síntomas particulares, a menudo ligados estrechamente con este mismo meridiano o en relación con su simbolismo. 

 

Ha sido el Dr. Salomon Sellam quien ha descubierto la conexión entre la Medicina Energética China y la Psicosomática, lo que permite que aquellos casos que no responden favorablemente a los postulados de la Psicosomática Clínica, encuentren a través de esta vía un nuevo y eficiente camino hacia la sanación.

"Nuestra enfermedad es a menudo nuestra curación."

 

Mooji.