Hipnosis Ericksoniana.

A través de la hipnosis y la relajación, podemos entrar conscientemente en el reino del subconsciente para reformar sus sistemas implícitos.

 

Cuando nos relajamos disminuye la actividad eléctrica del cerebro y accedemos hacia regiones subcorticales más profundas, donde se encuentran almacenados nuestros condicionamientos, actitudes, hábitos, comportamientos etc. En este estado, la persona deja de lado sus facultades analíticas y está abierta a recibir información acerca de una nueva forma de ser, de comportarse, donde la salud está, por supuesto, siempre presente.

 

A través de la Hipnosis Ericksoniana logramos recuperaciones sorprendentes. Toda la sabiduría de la salud se encuentra en cada una de nuestras células, todos tenemos esa información, sólo hay que sacarla a la luz de la conciencia.

 

“El cerebro no es un vaso por llenar,

sino una lámpara por encender".

Plutarco.